3 cosas que debes hacer para que, realmente, «El tiempo lo cure todo»

Hemos crecido creyéndonos la frase alentadora que nos dicen cuando tenemos problemas, de que «El tiempo lo cura todo», pero no hay nada más alejado de la realidad: –¡El tiempo por sí solo no cura nada!-. Lo que nos va a sanar, es lo que hacemos en ése tiempo.

assorted silver colored pocket watch lot selective focus photo
Photo by Giallo on Pexels.com

Todos tendemos a decir lo mismo, cuando presenciamos que alguien está sufriendo por males emocionales, lo primero que se nos ocurre para dar ánimos es la legendaria frase: «el tiempo lo cura todo».

Es lo más fácil que podemos decir en los momentos oscuros, más que todo por costumbre, sin mala intención, porque lo que necesitamos en ese momento es aliviar y esperanzar a las personas.

Pero esa creencia es un tanto falsa y además peligrosa, porque aparte de que el tiempo no lo cura todo, manteniendo ésta creencia, podríamos atenernos a que la situación se reacomodará por sí sola o, adaptarnos progresivamente a vivir con esa pena y llegar a acostumbrarnos al sufrimiento.

El tiempo lo cura todo

Inmediatamente, nos cuesta aceptar el dolor y la posibilidad de que algún día podríamos llegar a superar el mal que nos aqueja, pero a penas podamos, debemos hacernos cargo del momento presente, de la situación, de las circunstancias.

Si confiamos en que el tiempo sanará o solventará los conflictos por nosotros, nos convertimos inevitablemente en una víctima pasiva de la «crueldad del destino», que en lugar de sentirse responsable de su vida, espera pacientemente que las cosas cambien por sí solas.

Reflexionando sobre la corresponsabilidad de nuestras acciones, cuando de alguna manera estamos conscientes de que obramos u omitimos algo para que fuera posible lo que sucedió, o cuando aceptamos que no podíamos hacer nada para evitar los hechos, nos quitamos un gran peso de encima.

No nos queda de otra, que empezar a buscar de remediar de alguna manera la situación, si es que viéndolo de una manera objetiva, podemos accionar para cambiar algo, o por lo menos de aprender y transformar esa mala experiencia en un aprendizaje para evolucionar.

Solo no podemos sentarnos a esperar que el tiempo transcurra y así poder mejorar. Podríamos correr el riesgo de pasar años sentados en un sillón esperando y frustrándonos, al ver que lo único que ha pasado es que hemos perdido ese tiempo.

El tiempo no cura nada, o por lo menos tenemos que echarle una mano, lo que nos va a ir sanando, es lo que hacemos en ese tiempo, para mejorar el estado de ánimo, disminuir el estado de ansiedad, reducir el riesgo de tener depresión, aumentar la energía, regular el sueño, aumentar la autoestima, etc.

3 cosas que debes hacer para echarle una mano al tiempo

Autoconocerte

De todos los conocimientos posibles, el más sabio y útil es conocerse a sí mismo.

-William Shakespeare-
photo of woman looking at the mirror
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Conocerte a ti misma, es la primera clave para lograr tu bienestar, reconociendo tu identidad, sabiendo quien eres y qué quieres.

También te permite saber gestionar mejor tus emociones, incluso en las situaciones más difíciles.

Conocerte a ti misma, te obliga a evolucionar. Enfrentando tus defectos y valorando tus fortalezas para aceptarte y mejorar en aquellos aspectos que consideres.

Además, el autoconocimiento está muy relacionado con la inteligencia emocional, ya que saber interpretar nuestra emociones está relacionado con la autorreflexión y la mejora de la salud mental.

Realiza actividad física

El hombre no deja de jugar porque se hace viejo, se hace viejo porque deja de jugar.

George Bernard Shaw
woman in gray coat standing on gray concrete pavement near body of water
Photo by cottonbro on Pexels.com

Realizar algún tipo de ejercicio te traerá toda una serie de mejorías, ya que producen sensaciones de placer y bienestar, que mejorarán inmediatamente tu estado de ánimo; y por ende ayuda a disminuir o prevenir la depresión, el estrés, la ansiedad y el enfado.

El equilibrio mental que proporciona la actividad física no es una sensación subjetiva, sino un proceso fisiológico objetivo que se da de forma natural al reducir o eliminar el sedentarismo.

Realizar alguna actividad física no debe estar condicionada a tu capacidad económica o condición física, sino a la aptitud que tienes ante la vida, existen muchísimas actividades que se pueden realizar al aire libre como caminar o trotar, o en casa, usando medios digitales como guía.

Realiza un pasatiempo

Hacer lo que amas es la piedra angular de tener abundancia en tu vida.

Wayne Dyer
photography of woman listening to music
Photo by Andrea Piacquadio on Pexels.com

Los pasatiempos o hobbies representan una manera de pasar el tiempo con algo que disfrutes hacer, que permite distraerte y ayuda a que los pensamientos estén tranquilos. 

Cuando haces algo que te gusta, el cerebro segrega más “hormonas de la felicidad” (endorfinas y serotoninas), que te aportan una sensación de bienestar y refuerzan tu sistema inmunitario.

Por el contrario, disminuye la producción de las “hormonas del estrés (como por ejemplo el cortisol), que son responsables, en gran medida, del debilitamiento de las defensas.

Por lo general, «hacer algo que nos gusta», no nos beneficia económicamente pero nos proporciona placer y diversión, y a la larga ganamos mucho más que dinero, porque nos mantiene más saludables.

Como en todo, hay excepciones

Sabemos que existen situaciones que son más difíciles de superar que otras, pero en la medida de nuestras posibilidades, mientras que estemos en este plano, con conciencia, debemos procurar sentirnos agradecidos y felices con lo que somos y con nuestra vida en sí, y en pro de eso, debemos actuar, ya que somos los únicos responsables de conseguir nuestro bienestar.

A pesar de la realidad en la que vivimos.

Escribo con gratitud,

JenissaClemente

¡Hola!, DÉJAME UN COMENTARIO.

Puede que también te interese...

A %d blogueros les gusta esto: