Cómo Superar Una Ruptura Amorosa, Para Siempre

woman and man wearing brown jackets standing near tree

Podría vivir sin ti,

me dolería hasta el alma, andaría desubicado un tiempo y triste. Pero sería capaz de seguir adelante con tu recuerdo o sin él.
Walter Riso

El corazón roto

Un rompimiento amoroso es una pérdida emocional devastadora, nos causa un intenso sufrimiento, nos hace sentir un fuerte dolor en el pecho, como si se nos rompiera el corazón.

Superarla es posible, pero supone asumir, con humildad, un gran compromiso personal.

Cuando alguien sufre estrés emocional causado, por ejemplo, por la pérdida de un ser querido o un desengaño amoroso, algunas partes del corazón se llenan de pequeñas cicatrices que hacen que el músculo pierda elasticidad y que no se contraiga correctamente.

Por tanto, el corazón puede romperse, literalmente.

Journal of American Society of Echocardiography

Siempre se ve el rompimiento de pareja como un fracaso, que se manifiesta de diferente manera según cada persona, estando presentes infinidad de factores, ya sean externos (amigos, familia, tiempo de la ruptura, etc.) como internos (pensamientos, emociones, sentimientos, etc.).

De cualquier manera, la persona que vivencia una ruptura amorosa pasa por un duelo equívoco, experimentando sentimientos de impotencia, depresión, ansiedad, tristeza, pena y la sensación que lo atormenta, pensando que nunca va a poder superar el dolor, es común.

El rompimiento amoroso, es una fuente de estrés para ambos miembros de pareja, mientras uno de los dos batalla para alejarse sin remordimientos o sin ser perseguido y condenado, el otro integrante sufre y muchas veces hostiga, hasta el punto de llegar a chantajear con su propia vida;

porque nos han educado para vivir apegados al victimismo.

Según Borja Vilaseca, Comunicador, emprendedor y creador de sistemas pedagógicos, existen cinco claves certeras para superar una ruptura de pareja para siempre, las cuales resumo a continuación:

1.- Asume la parte responsable de la ruptura:

Lo primero que hacemos cuando nos terminan, es victimizarnos y achacar a la pareja toda la responsabilidad por el rompimiento.

Deberíamos hacer todo lo contrario, asumir nuestra parte de culpa, cuál es el aporte con el accionar o con las decisiones, lo que también hizo posible la ruptura.

2.- Descubre en qué te has equivocado:

Cuando empezamos a meditar sobre esto, descubrimos muchas cosas que ignorábamos u obviábamos mientras estábamos dentro de la relación, como por ejemplo que:

  • teníamos dependencia emocional,
  • nos dejábamos dominar por los celos,
  • generábamos conflictos recurrentemente y sin motivos,
  • actuábamos con sobreprotección,
  • que, aunque fuera indirectamente, permitimos el maltrato o la infidelidad,
  • que éramos personas inseguras y por miedo de perder nos sacrificamos, etc.

Hacernos responsable de nuestras acciones, hace que aprendamos de las experiencias e implica una gran oportunidad de evolución.

3.- Dedica tiempo a tu autoconocimiento:

Es super importante mirar hacia adentro, e indagar sobre interrogantes como :

  • ¿Por qué actuamos de aquella manera?
  • ¿¿Qué venimos arrastrando?
  • ¿Qué buscamos en las parejas?
  • ¿Por qué ha sucedido lo mismo en varias oportunidades?

Conocernos, nos va a permitir saber que nuestra felicidad y estabilidad no se encuentran a cargo de la otra persona, se encuentran dentro de nosotros; que nadie nos podrá dar lo que no nos damos a nosotros mismos.

Quizás entonces, nos damos cuenta que injustamente hemos achacado a la pareja, responsabilidades que no le correspondían.

4.- Aprende de tus errores:

Ya no esperarás que el otro te complemente ni te sostenga y eso evita un montón de conflictos.

Aprender a estar solo, a construir una vida para compartirla con otro, si es lo que se quiere, no para que el otro nos complemente y tenga la responsabilidad de hacernos felices.

5.- Agradece la adversidad:

Cuando se aceptan los errores y se aprende de ellos, ya no se ven como una carga, sino como un evento necesario en la vida para evolucionar.

Debemos aprovechar y agradecer el proceso, aunque sea doloroso, porque gracias a eso hemos madurado, ha habido cambio y una transformación.

El tiempo cura todo

happy woman with eyes closed in hat
Photo by Вальдемар on Pexels.com

Como se dice por ahí, el tiempo lo cura todo, pero realmente, lo que podría sanar, es lo que hacemos en ese tiempo.

Y este punto es relevante, ya que si no actuamos sobre ésa ruptura, si no hacemos nada productivo con el tiempo, inmediatamente buscamos de reemplazar la pareja o nos dejamos consumir por el victimismo;

En seguida todo volverá a estar normal, pero las condiciones van a seguir siendo las mismas, así cambiemos de pareja o nos mudemos.

Hasta que no asumamos, y enfrentemos esta y cualquier otra situación en nuestras vidas, se estarán repitiendo constantemente los mismos patrones, porque los atraemos.

Obviamente: haciendo lo mismo, buscando lo mismo, actuando igual: solo se consigue más de lo mismo. Siempre volveremos a tropezar con la misma piedra.

No podemos controlar las decisiones de la pareja, el nivel de compromiso, el proceso de madurez por el que está atravesando, tampoco podríamos dominar sus sentimientos.

Eso es una realidad que debemos aceptar, solo podemos controlar nuestros procesos y cómo enfrentamos las situaciones que estamos viviendo.

Es increíble la facilidad con la que la gente acepta que el amor debe de ir acompañado de sacrificio, que una relación supone renuncia y que es necesario un sacrificio de ambos miembros para que la relación pueda tener continuidad en el tiempo.

Lo único que sostiene la necesidad de sacrificio es la culpabilidad interna que siento por no creerme merecedor de nada mejor, así que me sacrifico para mantener lo que tengo.

Covadonga Pérez Lozana – Coach, escritora y conferenciante

Cuando se acaba una relación, se acaba por algo, aunque de inmediato no lo queramos ver; por algo que pretendíamos ocultarnos a nosotros mismos.

Una vez que superas la ruptura, caes en cuenta que la relación no iba bien, que,

  • realmente no te estabas queriendo, ni valorándote como te mereces,
  • te estabas conformando con migas de amor o con la aparente normalidad,
  • nada tenía sentido,
  • estabas más sola estando con esa compañía,
  • estabas llevando, sola, una carga insostenible,
  • que estabas sufriendo en silencio.

Cuando superas una ruptura amorosa, te das cuenta que no tuviste un fracaso sino una gran oportunidad para transformarte y crecer.

Cuando superas una ruptura amorosa, empiezas a agradecer el gran regalo que te ha dado la vida.

Gracias por leerme, por haber llegado hasta aquí, por tu tiempo, también puedes ver mi video del tema:

Contenido de la flecha, flechas s, ángulo, número, símbolo png | Klipartz

Fuentes:

BBC News: https://www.bbc.com/mundo/noticias-44807231

Borja Vilaseca: https://www.youtube.com/watch?v=0zaQveai6G8

4 comentarios

  1. Muy interesante el texto y muy cierto todo , cuesta seguir adelante y se piensa como boy a seguir viviendo sin esa persona que le di todo , pero al ir pasando el tiempo uno se va dando cuenta de la realidad pero si se logra con esfuerzo y que la vida continúan sin esa persona que no nos deja un vacío si no espacio pero eso lo vemos es después .

    1. Autoconociéndonos, reconociendo y valorando nuestras fortalezas. Pienso que es válido para cualquier ruptura… En las experiencias más críticas, es que tenemos más oportunidad para evolucionar.

  2. wow!! me resonó mucho éste artículo, a veces nos victimizamos y no nos damos cuenta en qué pudimos haber fallado. Lo importante es reconocerlo y aprender la lección para «no tropezar» con la misma piedra, dícese la misma experiencia pero con otro rostro…

    1. Es tan importante (y difícil) reconocer la parte responsable que tenemos en todo lo que nos pasa, siempre hay algo que hicimos o que dejamos de hacer… humillarse y permitir «todo por amor» es tan malo como ser posesiva y controladora.
      Igual de importante es saber qué nos hace actuar de una u otra manera… Enfrentarnos!

¡Hola!, DÉJAME UN COMENTARIO.

Puede que también te interese...

A %d blogueros les gusta esto: