¡Cuidado! Sí podrías quedarte «pegada» en Semana Santa

man and woman lying on bed

La Semana Santa

Es la celebración cristiana anual de la Pasión de Cristo. Da comienzo con el Domingo de Ramos y finaliza el Domingo de Resurrección, sin embargo se celebra con más ahínco los días jueves y viernes Santo, días en los cuales se sostiene el mito de que no se puede tener relaciones sexuales, porque la pareja se queda pegada. Esa afirmación no es del todo un mito, la gente sí se puede quedar pegada al tener sexo.

Aunque ésta celebración católica ha disminuido, por varias causas, entre las que destacan:

  • el aumento de feligreses en otras Iglesias,
  • la creciente y mal vista incursión que ha tenido La Iglesia católica en la política mundial,
  • la falta de empatía con el dolor de decenas de miles de feligreses sodomizados por sus representantes, y
  • el alza del ateísmo. Aunque los no creyentes a menudo dependen de actividades que pueden ser interpretadas como sustitutos de la religión: deportes, yoga, meditación, la Madre Naturaleza, etc.; como guías de sus valores.

Ya desde el siglo XIX, se puede constatar que cada generación es un poco menos religiosa que la anterior.

Sin embargo, se considera que:

Si la paz empezara a reinar unánimemente en el mundo de forma milagrosa, y todos viviéramos vidas pacíficas en igualdad, la religión probablemente sobreviviría.

Esto se debe a que parece haber una necesidad de creer en algo o alguien, pues, tenemos que ser conscientes de que para el ser humano es más que necesario creer en algo o alguien por el sentimiento de debilidad inconsciente que tenemos frente a nuestra propia existencia, por la duda o el miedo a esas cosas que como seres terrenales no podemos controlar.

Viejas creencias de Santa Santa

Pese a todo eso, las viejas creencias que rodean la celebración de la Semana Santa, no han sido olvidadas del todo.

Se decía, por ejemplo, que no se podía hacer aseo ni bañarse; que los niños no podían jugar, porque el diablo andaba suelto esos días; que no debían hacerse fiestas o escuchar música a todo volumen, y que, por supuesto, estaba prohibido tener sexo.

Estas prácticas de abstinencia no es un caso particular del catolicismo, en todas las religiones se establecen ciclos celebrativos durante los cuales los fieles realizan prácticas de ayuno, oración, continencia sexual y silencio. Es el caso del mes de Ramadán, entre los musulmanes, o el Yom Kipur, entre los judíos.

man and woman lying on bed

Pero, ¿por qué y de dónde salieron creencias como aquella según la cual si uno tiene sexo en Semana corre el riesgo de quedarse pegado?

La tradición popular creó prácticas nacidas de la necesidad de conservar la observancia de la Semana Santa a partir de interpretaciones que hacían de las imágenes de la pasión, de las procesiones, de las homilías sacerdotales, de los relatos de ‘castigos’, de tradiciones conservadas desde la colonia española y, en particular, de una respetuosa sumisión a lo sagrado.

Óscar Urbina Ortega, Arzobispo de Villavicencio. 

Muchos consideran hoy que la imaginación se desbordó con algunas de esas creencias.

Decir que las tradiciones de los abuelos son imaginaciones es desconocer sus contextos y, en últimas, desconocer que vivieron con honestidad sus creencias según criterios de su época.

Teólogo Fabián Salazar Guerrero, investigador del Instituto Colombiano para el Estudio de las Religiones (ICER).

El teólogo plantea que, tal vez, el rechazo llegó cuando se trató de imponer esas costumbres a las siguientes generaciones, sin explicaciones, por lo que muchos las consideran hoy absurdas.

Se trata, desde luego, de situaciones irreales y -dice monseñor Urbina- también han desaparecido porque «en la medida en que la persona crece la fe se confronta con la razón».

Pero aunque ese sería el ideal, monseñor Urbina es consciente de que durante esta época «hay gente que se para en la cabeza». Esa distorsión en el mensaje de la Semana Mayor la define Salazar como «un péndulo que pasó de la observancia estricta y temerosa de la Semana Santa a una época de vacaciones de ‘parranda Santa’. Esto demuestra que faltó una formación de los fieles, muchos de los cuales tienen un catolicismo únicamente nominal y de masa; viven una religión selectiva.

Estas creencias, impuestas por el imaginario católico, con el paso del tiempo se han convertido en mitos y han perdido fuerza, gracias a que actualmente existe la posibilidad de rebatir y de explicarlas, inclusive con argumentos científicos.

A continuación, recolectamos los principales mitos sobre la Semana Santa relacionados con el sexo y la realidad de estas situaciones.

1. No pueden tener sexo en Semana Santa porque se quedan pegados: uno de los principales mitos que existen sobre la Semana Santa es que no se puede tener relaciones sexuales porque la pareja se queda pegada.

2. Tener sexo en Semana Santa es pecado: los cristianos católicos creen en la existencia de un “infierno” (lugar donde van todos los pecadores que no se entregaron a Jesús antes de morir); entonces según los cristianos es pecado tener relaciones sexuales en Semana Santa y (peor si es Viernes Santo) por lo que muchos aseguran que si se tiene sexo en estas fechas, es seguro que te vas al infierno.

Según un articulo publicado en Las Estrellas, y en el que cita al padre José de Jesús Agulilar, este afirma que el sexo sí está permitido en estas fechas, sin embargo plantea que los encuentros deben estar motivados por el amor y luego de estar casados.

Surge entonces el interrogante de cuáles son las acciones que debemos seguir en Semana Santa. Por supuesto, la primera de ellas, para quienes siguen la palabra de Dios, es participar en las celebraciones religiosas. No hay un manual con restricciones ni prohibiciones, pero por tratarse de un periodo de reflexión, «los comportamientos que no se ajustan a esta época se notan más», como expone el arzobispo de Villavicencio.

silhouette photography of hanging rosary

Para Salazar, «las prácticas principales deben ser el silencio y los espacios de retiro para vivir un encuentro consigo mismo, revisar en la vida las situaciones de muerte y entregarlas a Dios para que les dé su vida».

Hay que apegarse es a este Mito:

No se puede hacer oficio casero

Viene de la Biblia. Cuando Marta, la hermana de María, le decía a Jesús que esta debería ayudarle un poco en sus oficios. Para Jesús fue más importante que ella dispusiera de tiempo para su palabra y luego sí, el trabajo. En la tradición católica esto “distrae del recogimiento”. Incluso, no se podía viajar. El historiador Álvaro Valencia, entrevistado en el periódico La Patria, dijo que algún viajero con mala suerte se inventó algún cuento de espantos para justificar su mal día.   Y se transformó en un mito.

En realidad sí se pueden quedar «pegaos»

¿Qué tiene esto de cierto?

En realidad, así no sucediera en esta fecha en especial, sí te podrías quedar «pegada» después de tener sexo, no es un mito, es un síndrome, el «Penis Captivus» -o síndrome del pene atrapado en la vagina- que tiene una explicación biológica, y tuvo su primera aparición científica documentada hace más de 100 años.

Esto sucede, básicamente, cuando hay un problema físico o psíquico producido en la mujer, que puede ocasionar que durante el acto ocurra una contracción involuntaria en ciertos músculos vaginales, estos pueden aprisionar el pene y, por supuesto, la pareja se queda pegada, puede ocurrir en cualquier época del año.

Para solucionarlo solo se debe tomar un relajante muscular, esperar unos segundos y así… ¡queda en libertad el compañero!.

Fuente:

https://www.laprensa.hn/parejaysexo/1059190-410/el-extra%C3%B1o-fen%C3%B3meno-de-quedar-pegados-despu%C3%A9s-del-coito

https://es.wikipedia.org/wiki/Semana_Santa

https://www.tni.org/es/art%C3%ADculo/la-decadencia-de-la-iglesia-catolica

https://fsspx.news/es/news-events/news/la-iglesia-cat%C3%B3lica-en-decadencia-en-el-mundo-occidental-53849

El teólogo Fabián Salazar Guerrero, investigador del Instituto Colombiano para el Estudio de las Religiones (ICER),

4 comentarios

  1. Había muchos mitos , que nos hacían felices , no barrer , no peinarse , no pelear , no gritar y pare de contar historias que nos contaba mi madre , de dos comadres que peliaron un viernes santo y se convirtieron en piedras y siempre en esa fecha chocaban

    1. A veces es bueno tomarse un día así, sencillamente: NO hacer nada, aunque no sea en Semana Santa.

  2. Muy Interesante el artículo, me encantó. No sabía que de verdad es posible “quedarse pegada” al tener sexo!

¡Hola!, DÉJAME UN COMENTARIO.

Puede que también te interese...

A %d blogueros les gusta esto: