Sácate de la cabeza que el que más sufre es el que más ama, porque el que más sufre es el que menos se ama.

No hay amor suficiente en este mundo para llenar el vacío de una persona que no se ama a sí misma.

Irene Orce

Pensamos en el amor como un sacrificio. Aprendimos a amar sin cordura, mientras más miserables nos hacen sentir más amor procuramos de entregar, tenemos la falsa idea de que así nos van a amar. Que el sufrimiento es necesario, porque es el instrumento que mide el amor verdadero.

Solemos amar demasiado, hasta el punto de perdernos a nosotros mismos, y quedarnos dando vueltas en el mismo lugar.

Pensando que el que sufre más es porque más ama, pero eso no es así; el que más sufre es porque menos se ama.

concerned black couple sitting on bed in misunderstanding
Photo by Alex Green on Pexels.com

Reconocer, comprender y pasar de amar demasiado a alguien que provoca dolor, a amar lo suficiente como para detener ese dolor.

Terapeuta Robin Norwood

Cuando asumimos que se ama demasiado a alguien, es porque ese Amor está doliendo también demasiado, y el amor no debería doler, la única manera de detener ese dolor es que puedas amarte a ti lo suficiente.

La horma de tu zapato

Si una persona no se ama a sí misma, lo más probable es que encuentre a alguien que tampoco se ame, porque cada uno encuentra el reflejo de lo que es y lo que necesita para evolucionar.

Es hasta lógico que se encuentren, porque, por ejemplo, un hombre inseguro, de baja autoestima, obviamente necesita a una mujer que sea dependiente emocionalmente, y hasta económica preferiblemente, para poder dominarla y controlarla.

Asimismo, una mujer que tiene la autoestima baja, por ejemplo, es una persona que suele ser insegura, se la pasa celando y vigilando al marido, que se descuida, que no confía en sí misma, que no se respeta, es probable que consiga a un tipo mujeriego y encima descarado, que no le importe que su esposa sufra, porque igual sabe que no va a ser capaz de dejarlo, porque no se ama lo suficiente como para poner sus sentimientos por encima de los de él.

african american couple arguing at home
Photo by Alex Green on Pexels.com

Amar a alguien es posible y hasta gratificante

Pero solo cuando ese amor es correspondido, porque cuando una de las dos personas permanece amando sola, no solo no se podría acostumbrar, sino que acaba siendo parte de una relación disfuncional, pero más frustrado y destruido que el otro.

La única manera que puedas construir una relación sana, al lado de una persona que confíe en ti, que te respeta, que te quiera, que se comprometa en la relación, es amándote tu primero.

En la medida que te amas, puedes tener una relación sana.

Sabiendo que no le perteneces a nadie y que nadie te pertenece a ti. Que son dos personas libres que viven juntas, que piensan, hablan y actúan según sus criterios, sin faltarle el respeto al otro.

Que nada es permanente, que todo termina y duele, pero que es parte de la relación.

Asumiendo que nadie es perfecto, que todos estamos llenos de virtudes y defectos, que todo es necesario, que debemos aceptar al otro, y que no tenemos necesidad de querer cambiarlo.

Que se puede decir: «no quiero, no puedo», sin que sea motivo de peleas.

Que en una buena relación siguen habiendo desacuerdos, molestias, <malos momentos>, pero que vale la pena, porque son más los mejores momentos.

Donde ninguno de los dos «debe sacrificarse».

Donde nos conseguimos porque cada uno le sirve de espejo al otro, que bueno que al final, cada uno salga con más sabiduría.

¿Tú qué opinas?

¡Hola!, DÉJAME UN COMENTARIO.

Puede que también te interese...

A %d blogueros les gusta esto: