two rings on opened book

Entre gozar de una buena salud, conseguir el amor verdadero ó tener mucho dinero, para ti qué es lo más importante para lograr la felicidad y la paz que tanto añoras.

La salud es bendición

Es indiscutible el hecho de que una de las cosas más preciadas en esta vida, por la que debemos agradecer todos los días, es gozar de buena salud, pero también hay que cuidarla.

woman meditating on rock

La buena salud, no solo es la ausencia de enfermedades, es cuando el cuerpo y la mente mantienen buenos estándares de funcionamiento, que nos permiten que podamos realizar las diferentes actividades que están en nuestra rutina diaria.

Los años van pasando, y el cuerpo se va aporreando y ahí es cuando, la mayoría de las personas, empiezan a tener más conciencia sobre la dicha de tener buena salud y,

sobre la importancia de alimentarse lo mejor posible, practicar un hobbie y hacer alguna actividad física, a fin de mantenerla.

Valoramos la salud, porque ya lo sabemos: ni todo el dinero que hayamos podido recaudar, ni el amor más grande que se puede sentir, podría comprar la sanación de una persona que padece de una enfermedad grave.

Pero tener una buena salud no te va a evitar padecer del dolor de estómago provocado por el miedo, ni de la migraña producida por el mal de amores.

Tampoco te va a librar de la fatiga, ni de la frustración, que se sienten por no tener dinero ni siquiera para cubrir tus necesidades básicas.

El dinero es energía

La mayoría de las personas piensan que el dinero es lo más importante, porque sin él, siendo objetivos, no se puede vivir en este mundo donde tenemos muchas necesidades y casi todas se satisfacen con billetes.

pexels-photo-2068975.jpeg

El dinero es energía que fluye constantemente, pasando de mano en mano, se compra, se vende, se presta y, algunas pocas veces, se regala.

Pero aunque tengas la suficiente capacidad económica para cubrir «todas tus necesidades», siempre te vas a encontrar con que existen muchísimas cosas que el dinero no puede comprar… y esto incluye los sentimientos.

Estás en la gloria: bien vestida y maquillada, con dinero extra en la cartera y después de haber disfrutado de una rica comida en ese restaurante que tanto te gusta, llegas a tu casa y descubres que tu pareja se ha llevado todo (inclusive el cepillo de dientes)… para irse con su amante.

Ahí no hay dinero que valga, salud que te sostenga de pie, ni maquillaje costoso «a prueba de agua» que no te abandone, porque esa máscara de pestañas que tanto te cuesta desmaquillar con cotizados productos, empieza a deslizarse sin dificultad como una cortina de terciopelo negra de esas que usan en los viejos teatros como señal de que el show terminó, mientras te empiezan a doler los huesos, la piel, la cabeza y el corazón.

El amor es alegría

Otros, más románticos, piensan que lo más importante en ésta vida es el amor, porque «nadie puede vivir sin amor».

person holding white printer paper

El amor, sin lugar a dudas, es una fuente de energía vital. El amor nos hace ser mejores personas. Define la manera de comunicarnos, suaviza nuestros gestos y acciones, enriquece nuestro pensamiento y nos motiva a evolucionar en la vida.

Pero, también es verdad que el amor por sí solo no es suficiente para ser feliz y tener paz:

Estás en tú casa, justo con las personas que quieres estar, o felizmente sola. Donde todo huele a amor, y después de ese largo suspiro involuntario, recibes un mensaje de texto notificándote que debes comunicarte «urgente» con el Banco… ¡se esfuma el agradable olor!

El miedo se apodera de ti cada vez que debes acercarte hacia la puerta principal, porque sabes que en cualquier momento se desliza, como un tenebroso fantasma, el aviso de corte del servicio eléctrico por la mínima rendija de abajo.

Enciendes el televisor, y lo primero que aparece es el mensajito recordándote que estás en mora, y que te van a suspender el servicio dentro de 27 minutos con 42 segundos.

Pasan las horas y te vuelve a atacar el hambre, piensas otra vez en el agua, que es buena para calmar la ansiedad, que te ha generado la dieta obligada que has tenido que hacer, por no tener dinero para comprar.

Seguro, en esos momentos empieza a aparecer la enfermedad, y se desaparece el amor.

Entonces:¿Qué es mejor?

Después de tener unas cosas y carecer de otras, te das cuenta que procurar mantener un equilibrio entre las tres cosas es igual de importante, y que tú eres el principal encargado y responsable de gestionarlo.

Sin depender de los demás, ni de los recursos materiales ni emocionales. Debes hacerte cargo de producir, del amor que te das a ti y a los demás, y de cuidar de tu salud.

No se trata de actuar como si estuvieras en una competencia egoica, se trata de buscar la autoconciencia de que todo lo que tenemos es bueno pero que siempre debemos procurar estar mejor, y teniendo en cuenta que nada es indispensable.

two rings on opened book

Enfócate cada vez más, con paciencia y amor, en conseguir el equilibrio entre el cuerpo y la mente.

Siempre respetándote y respetando al otro, porque la perspectiva de cada persona depende de la necesidad que atraviesa en el momento determinado por el que se transita.

Para el que está enfermo la salud es lo más importante; para el que no tiene dinero para cubrir ni sus necesidades, lo es el dinero y para una persona que siente un gran amor que no es correspondido, el amor es lo más importante.

Aunque la mayoría piensa que lo más importante es el dinero, porque «el dinero no compra todo, pero cómo nos da felicidad». Debe rezar para que se esa bonanza económica nunca se agote, porque cuando se acaba, hasta del que menos lo esperas, voltea su culo y se va.

Para ti, ¿Qué está siendo más importante?

¡Hola!, DÉJAME UN COMENTARIO.

Puede que también te interese...

A %d blogueros les gusta esto: